Franz Mayer

Franz Mayer nacido en Mannheim, Alemania, llegó a México en 1905 en donde se mantuvo activo en el mundo bursátil, siempre ligado al gobierno y siendo incluso protagonista de la fundación de la Bolsa Mexicana de Valores. Su intensa actividad financiera le permitió hacerse de una importante fortuna y una red de contactos que le fueron de gran utilidad para llevar a cabo su labor coleccionista.

Para Franz Mayer el coleccionismo fue más que una afición, fue un ejercicio intelectual en donde la selección de objetos se realizaba de manera cuidadosa, apoyándose además en la opinión de expertos. El acervo da cuenta del interés que el coleccionista tuvo hacia ciertas piezas, técnicas y periodos, influenciado por el gusto de la época y los libros que consultaba.

Su incursión en el coleccionismo generó una serie de vínculos con instituciones y personalidades pertenecientes al mundo del arte en México y en el extranjero que le permitieron engrandecer su colección durante la primera mitad del siglo XX. Fue importante la relación con las casas de subastas Sotheby´s y Christie´s, a través de las cuales adquirió buena parte de su colección con ayuda de los agentes que tenía designados en diferentes ciudades.

Además de su intensa labor en el ámbito del coleccionismo, Franz Mayer se dedicó también a otra de sus grandes pasiones: la fotografía, afición que compaginó con su espíritu viajero y que fue para él más que un pasatiempo. Detrás de estas fotografías es posible encontrarnos con un hombre atraído por lo mexicano, sus paisajes y escenas cotidianas, además de un material que fue bien valorado por expertos en la materia debido a su técnica vanguardista. A la par de estas actividades desarrolló un interés por la floricultura, especialmente por las orquídeas, con las que formó una colección que se convirtió en una de las más importantes en su género.

En 1945 Mayer expresa sus deseos de crear un fideicomiso que le permita establecer un museo de arte como legado al pueblo de México; para entonces el cuerpo de su colección se había enriquecido de manera importante. Franz Mayer muere en junio de 1975 y desde entonces un equipo de colaboradores cercanos al coleccionista se esfuerza por concretar el proyecto de museo que Mayer visualizó, el cual sería inaugurado el 15 de julio de 1986.

Suscríbete
a nuestro Newsletter
¡Y forma parte de nuestra comunidad!
Deseo recibir información del museo
Recibe electrónicamente nuestra oferta cultural de manera mensual.
close-link