Máscaras de México: arte vivo, arte ritual

EXPOSICIÓN DIGITAL

Entre los objetos más fascinantes de las expresiones culturales realizadas por el ser humano se encuentran las máscaras; objetos cargados de una energía propia que rebasa al objeto. Prácticamente todas las culturas del mundo las hacen y utilizan en contextos variados, siempre vinculados a lo festivo o lo ceremonial. Una máscara es, a fin de cuentas, un rostro que se sobrepone al humano y logra representar todas nuestras emociones y estados de ánimo.

En México, el contexto de su elaboración y uso ha sido ritual, se portan en ocasiones especiales como fiestas y ceremonias comunitarias. Los participantes forman un grupo -o cuadrilla- para representar una danza-drama recreando mitos sagrados, leyendas o eventos históricos. Danzantes y espectadores reafirman valores a través de la sátira y la burla, a la vez que refrendan la pompa y la teatralidad del espectáculo público. Así, detrás de las máscaras hay personajes que cuentan historias sagradas.

Entre los años 1940 a 1999 la Dra. Ruth D. Lechuga habría de coleccionar 1226 máscaras de diferentes épocas, incluidas algunas del siglo XIX, así como diversos objetos asociados considerados parafernalia ritual, vinculados con los danzantes. Fue un tema de gran interés para ella, la mayoría fueron adquiridas en visitas de campo, con mascareros y danzantes, además de constituir un importante rubro en su acervo fotográfico

Máscaras de México: arte vivo, arte ritual

COMPARTIR