El Galeón de Manila en las colecciones del Franz Mayer

EXPOSICIÓN DIGITAL

Entre 1565 y 1815 tuvo lugar la más larga y más duradera ruta comercial que ha existido en la historia de la humanidad y que estableció la primera red global de intercambios mercantiles y culturales de la era moderna. Este trayecto cruzaba el océano Pacífico para conectar los puertos de Acapulco, en Nueva España [hoy México], y de Cavite, en Manila, Filipinas, ambos pertenecientes al vasto imperio hispánico. El recorrido era realizado por grandes barcos de carga conocidos como galeones, los cuales traían al virreinato novohispano una inmensa variedad de objetos suntuarios manufacturados en distintas regiones del continente asiático, así como especias y otros productos alimenticios de dichas latitudes, que abastecían los mercados novohispanos conocidos como “parianes”. Caso inverso, cuando partían de vuelta a Manila, los galeones llevaban consigo algunos productos novohispanos, pero especialmente iban cargados con plata novohispana y, en menor grado, peruana, tanto acuñada en monedas como en lingotes. La plata americana circuló por Asia, fue muy apreciada especialmente en China, y permitió sostener a las colonias hispánicas en el archipiélago filipino. Dada su trayectoria, cuando en Nueva España era conocido como “galeón de Manila”, en tanto que en Filipinas se le llamaba “galeón de Acapulco”.

Galeón de Manila
COMPARTIR