Me dediqué a la moda, porque era mi oficio, y a la artesanía porque era mi gusto.

Madame Margarita Rostan, Club social, 4 de abril de 1997

 

Marguerite Himmel Esslinger de Rostan, Madame Margarita Rostan, (Estrasburgo, Francia, 1907 – Ciudad de México, México, 2006) estudió Alta Costura y a finales de la década de los años 20 llegó a vivir a México en donde rápidamente será acogida por El Palacio de Hierro, tienda que ella misma denominaría como de “primera categoría”.

En México encontró su segunda patria, se arraigó fuertemente a la cultura y al estilo de vida del México del siglo XX al tener acercamiento con comunidades indígenas y fascinarse por su capacidad creativa para confeccionar prendas con textiles hechos en telares y teñidas a mano. Esto la motivó a comenzar su colección de indumentaria indígena y popular.

Con el paso de los años y el apoyo de Palacio de Hierro, Margarita Rostan inicialmente optó por realizar exposiciones temáticas utilizando piezas de reconocidos coleccionistas y museos de arte popular. Posteriormente presentó pasarelas con su colección para mostrar y sensibilizar a la sociedad mexicana sobre los orígenes de la moda mexicana e incentivar diálogos entre la tradición textil y la modernidad. Finalmente fundó y dirigió la tienda de artesanías en Palacio de Hierro Durango.

La colección de indumentaria que conformó y los eventos en que presentó diversos trajes tradicionales tanto en México como en Estados Unidos (1966) y Francia (1973) permiten considerarla una pionera en la promoción del gusto por el arte popular textil en el imaginario mexicano. Su trayectoria en el diseño, promoción cultural y organización de pasarelas minuciosamente detalladas sobre la composición de los trajes y la comercialización del arte popular denotan el interés que tuvo por valorar las raíces, el arte y el oficio del textil tradicional, así como otras manifestaciones artesanales.  

La exposición que se presentó en Museo Franz Mayer, del 20 de junio al 20 de octubre de 2019, iniciaba con una muestra de su colaboración con Christian Dior y se centró en los textiles e indumentaria de la colección que donó en 2007 al museo, así como algunos documentos y fotografías. Esta muestra invitava a reflexionar no sólo sobre la riqueza de la indumentaria indígena sino también a explorar la visión de una mujer que se enamoró de México y dedicó su vida a fomentar e impulsar la tradición textil y artesanal, así como la moda del México moderno.

Alta Costura, los años de Dior
y el estilo de madame Margarita Rostan

Con su formación en Haute Couture (Alta Costura) en París, Madame Rostan es considerad la primera estilista de moda en México. Su formación y experiencia le permitieron ganarse el puesto de directora y creativa del Departamento de Alta Costura en El Palacio de Hierro y diseñar los modelos más exclusivos con las últimas tendencias a la usanza francesa. Su estilo siempre elegante y discreto, caracterizado por usar colores sobrios con algunos detalles a la moda, le dieron el reconocimiento necesario para vestir a las mujeres más sofisticadas de México, desde actrices de cine, primeras damas mexicanas, políticos en viajes diplomáticos y mujeres del Círculo de la Flor.  

A finales de la década de los años cuarenta El Palacio de Hierro obtuvo una licencia por 10 años para reproducir los diseños de la matriz de la casa Christian Dior, y fue el mismo diseñador quién seleccionó a Madame Rostan como la encargada de producir de manera fidedigna cada una de las piezas. Con la llegada del Prêt-à-Porter, (prendas listas para usarse) las colecciones de Alta Costura fueron sustituidas por prendas terminadas que llegaban a la tienda departamental manufacturadas por fábricas maquiladoras en el país bajo la supervisión de la sede Parisina. A la par Madame Margarita Rostan realizaba diseños hechos a la medida bajo su dirección y la especialidad de la casa eran los vestidos de novia.

Visión y sensibilización:
Pasarelas de auténticos trajes indígenas

A su llegada a México Madame Rostan planeaba que sus vacaciones serían en su natal Francia, sin embargo, las circunstancias dieron un giro inesperado. A partir de ese primer viaje a Michoacán y su descubrimiento de los textiles indígenas, coleccionar indumentaria indígena se convertiría en su pasión.

A mediados de la década de los sesenta Margarita Rostan comienza a organizar pasarelas de indumentaria indígena mexicana dentro y fuera del país para eventos importantes, tales como el desfile organizado en honor a Marc Bohan de la casa francesa Christian Dior (Restaurant San Angel Inn, México, 1965), el Fashions from Mexico, past and present (Nueva York, 1966) y la presentación de moda tradicional mexicana, Moda México ´74 (Paris, 1973), entre otras.

Cada elemento de los trajes expuestos durante sus pasarelas reflejaba el interés y admiración por la riqueza del textil indígena, siendo los estados de Oaxaca, Chiapas y Guerrero sus predilectos. A la par de mostrar la belleza y colorido de los trajes, los guiones que ella preparaba describían el entorno de las localidades y etnias de cada uno.  Siempre buscó respetar la autenticidad de cada traje, siendo muy cuidadosa con sus modelos al especificar el orden y acomodo de cada prenda y, en algunos casos, se vio en la necesidad de intervenir los enredos, agregándoles una pretina para hacer más práctico el vestir y desvestir de las modelos.

Un estilo de vida

Madame Rostan aplica el concepto de temporalidad de la industria de la moda al crear un interés del público por descubrir novedades en el universo del arte popular. Los proyectos organizados por Madame Margarita Rostan siempre tuvieron intenciones comerciales y en algunos casos se obtuvo un éxito excepcional como fue el caso del desfile de Moda México ‘74 que facturó un total de $9,000,000.00 de pesos ($720,000 USD) o las altas ventas del Departamento de Artesanías de El Palacio de Hierro que era el lugar indicado para adquirir lo que ella promovía poniendo a disposición de los hogares mexicanos alternativas de vestir y decorar.

Madame Margarita Rostan representa un pilar de la moda mexicana gracias a sus aportes en distintos campos como el de la Alta costura, la industria textil y el arte popular, así como su pasión por incentivar nuevos talentos. Con más de 70 años de trabajo, encaminó al diseño mexicano hacia su popularización e internacionalización durante buena parte del siglo XX, su sensibilidad e interés la hizo una visionaria que apostó por que el arte popular y la producción industrial convivieran dentro de un mismo sistema de consumo, por medio de la dinámica del estilo de vida.

16 mayo 2020

Margarita Rostan: entre la moda y la tradición

COMPARTIR
Carrito Producto Removido Deshacer