El grabado La virgen de Guadalupe, rodeada por sus milagros data de la segunda década del siglo XVII (ca.1615) y es la reproducción más antigua que se conoce de la sagrada imagen.[1] Fue el arzobispo de México Juan Pérez de la Serna quien mandó grabar las estampas, para vendérselas a los fieles, y con el dinero recabado concluir la construcción de una nueva iglesia para la imagen de la virgen de Guadalupe, en el Tepeyac, ya que la existente resultaba demasiado pequeña para albergar el creciente número de peregrinos y visitantes que acudían a ver a la sagrada imagen.

[1] La obra es una impresión moderna, hecha a partir de la placa original, descubierta en Oaxaca por el coleccionista H. H. Behrens.


COMPARTIR