Pieza del mes

febrero

Biblioteca

Los planos que sobreviven del periodo virreinal permiten revisar las diversas maneras en las el territorio fue pensado y representado en aquel entonces. El que aquí se muestra fue un encargo realizado por el arzobispo Francisco Antonio de Lorenzana y Butrón, quien ocupó dicho cargo de 1766 a 1771. El autor fue el erudito novohispano José Antonio Alzate y Ramírez, científico, religioso, historiador y escritor, nacido en Ozumba, y uno de los principales representantes del pensamiento ilustrado en la Nueva España, además de un destacado y meticuloso cartógrafo cuyo trabajo fue reproducido en diversas publicaciones de su época.

Este plano presenta a detalle todas las manzanas, edificios principales, avenidas, calles, callejones, plazas y acequias que constituían la ciudad de México hacia la segunda mitad del siglo XVIII. Su detalle es tal que en él pueden identificarse hasta las calles más pequeñas, desconocidas y que coinciden con las descripciones más minuciosas que sobreviven sobre la ciudad virreinal. Enfatiza 12 territorios parroquiales diferenciados mediante colores. Saltan a la vista lugares como “la horca”, “el baratillo”, “el quemadero” y diversos palacios y conventos que se distinguieron por haber sido los principales referentes urbanos.


Las historias que esta obra revela son numerosas pues nos recuerda leyendas ocurridas en calles y edificios perdidos u olvidados y de los que aquí se concreta su añeja existencia. También nos recuerda aquella antigua condición de ciudad lacustre que solía caracterizar a la ciudad de México y que se detalla en el agua que se representa a su alrededor y en corriendo en las acequias que dividen la urbe novohispana. El plano enfatiza de manera particular el hecho de que su objetivo era hacer evidente la jurisdicción y límite de los curatos o de los territorios parroquiales de la ciudad; con ello nos recuerda el carácter e intereses del arzobispo Lorenzana, quien encargó el plano, acorde con la visión reformista que caracterizó su gobierno, con el afán específico de actualizar la nueva división parroquial de la ciudad de México pues los planos conocidos hasta entonces no correspondían a las características que por aquella época definían a la ciudad, propiciando malos manejos e imprecisiones en la administración de cada uno de los curatos.

El arzobispo Lorenzana nació en la ciudad de León, España y durante su paso por México se dio a la tarea de revisar y ordenar diversos aspectos tocantes a su jurisdicción en el territorio virreinal. Fue así que se encargó de celebrar el IV Concilio Provincial Mexicano que buscó regular la vida religiosa en el virreinato de la Nueva España. En dicho marco y con apoyo de la corona española, también intentó erradicar el uso de lenguas indígenas en México, promoviendo el obligatorio del castellano; también buscó reformar la vida al interior de los conventos de monjas, además de que impulsó la causa de expulsión de los jesuitas en 1767.

Los curatos y territorios parroquiales también fueron analizados durante el IV Concilio, por lo que es probable pensar que el plano encargado por Lorenzana tuvo como objetivo servir como ejemplo y material de trabajo durante las sesiones de dicho evento, considerando para ello la fecha en que fue concluido y entregado (1771) y que corresponde al año en el que fue celebrado el IV Concilio Provincial Mexicano en la Ciudad de México.



Bibliografía y referencias

Cervantes Bello, Francisco Javier, Silvia Marcela Cano Moreno y María Isabel Sánchez Maldonado. “Estudio introductorio. Cuarto concilio provincial mexicano” en Concilios provinciales mexicano. Época colonial, México: UNAM, Instituto de Investigaciones Históricas, 2004, pp. 1-20. Aparece en:
http://www.historicas.unam.mx/publicaciones/publicadigital/libros/concilios/docs/4to_001.pdf

Zahino Peñafort, Luisa. “La cuestión indígena en el IV Concilio Provincial Mexicano” en Relaciones, no. 45, vol. XII Michoacán: El Colegio de Michoacán, 1991, pp. 5- 31. Aparece en:
http://www.colmich.edu.mx/relaciones25/files/revistas/045/ZahinoPenafortLuisa.pdf

Torres Hernández, Florencio. “Aportaciones educativas de José Antonio de Alzate y Ramírez en su Diario Literario de México” en Memoria XVIII Encuentro Nacional de Investigadores del Pensamiento Novohispano, México: UNAM, Instituto de Investigaciones Filológicas, 2005. Aparece en:
http://www.iifilologicas.unam.mx/pnovohispano/uploads/memoxviii/05_art_60.pdf


Pieza del mes de febrero

Plano de la Ciudad de México y sus territorios parroquiales
José Antonio Alzate y Ramírez
Plano con escala y orientación
Ciudad de México, Nueva España
Tinta y acuarela sobre papel
1762-1772

Banner de Verano
 
Compra de Boletos para la exposición de Tim Burton