Pieza del mes

agosto

No. catálogo: BEA-0081

Biblioteca

Esta escultura luce la dulce mirada del niño Jesús, cuya expresividad y movimiento contrastan con el hieratismo de la figura de la Virgen María, su madre. La figura del niño presenta una composición completamente diferente a la que define a María. Los motivos manieristas detallan las telas ricas que luce María; entre ellos se miran formas geométricas, tondos, tornapuntas vegetales y hojas estilizadas que revelan la pericia del artista en el trabajo de estofado. Los rostros de ambos personajes son brillantes, en tono claro, con veladuras en color carmín.

La influencia de la escultura europea en la Nueva España se dio a través de múltiples caminos. Las imágenes virreinales de la Virgen con el Niño bebieron de este fenómeno, sumándose así a la representación de un tema de tradición antigua y que forma parte del culto mariano, nacido desde las etapas más tempranas del cristianismo, y que motivó el establecimiento, fundación y dedicación de capillas, parroquias, catedrales y santuarios, entre otros ejemplos.


Al virreinato de la Nueva España llegaron piezas españolas, italianas y flamencas. Pronto comenzó la producción local de obras de dicha influencia. Esta pieza en particular se ha relacionado con modelos del trecento y cuatrocento italiano que, a manera del llamado dolce stil nuovo, presentan una relación más afectiva del niño Dios con la Virgen María.

Acerca de la indumentaria de la Virgen, su ornamentación luce motivos decorativos que remiten a los ferroneries y a los medallones y cartelas del repertorio manierista. La cenefa interior imita una franja bordada. El manto presenta un fondo policromado en azul oscuro y sobre éste se encuentran los motivos ornamentales que, al igual que la túnica, nos recuerdan al manierismo; se mira una estrella al centro, hojas de acanto, tornapuntas y elementos organizados a la manera de ferroneries. El estofado presenta los mismos motivos sobre toda la superficie exterior del manto, incluyendo la espalda. El motivo ornamental preponderante es la contrapunta, la cual luce pequeños puntos punzonados sobre una superficie esgrafiada en líneas. El velo está policromado en blanco con motivos azules y rojos, y su superficie está dividida en una retícula que presenta dorado, punzonado y esgrafiado. El niño tiene un paño dorado, punzonado y esgrafiado sobre un fondo blanco con aplicación de líneas rojas y azules, así como de follaje detallado en pintura dorada.


En esta obra, el Niño Jesús se caracteriza por obsequiar una dulce mirada a su madre, quien mira al frente con gesto grave pero gentil. La figura de Jesús presenta una composición completamente diferente de la que caracteriza a María. En ambos casos portan telas ricas que destacan el preciosismo del tema, así como la delicadeza del trabajo de estofado. La piel o encarnaciones que lucen ambos personajes, tiende a una tonalidad clara, con veladuras en color carmín. Al virreinato de la Nueva España llegaron piezas españolas, italianas y flamencas. Pronto comenzó la producción local de obras inspiradas en dichos ejemplos, así como en imágenes estampadas. Esta obra en particular se ha relacionado con modelos del trecento y cuatrocento italiano que, a manera del llamado dolce stil nuovo, presentan una relación más afectiva del niño Dios con la Virgen María.



Bibliografía y referencias

http://www.franzmayer.org.mx/detallexpo.php?id=64 (28.03.17)
Graef, Hilda María. La mariología y el culto mariano a través de la historia. Ed. Herder. Barcelona, 1968 (1964).
Fogelman, Patricia. El culto mariano y las representaciones de lo femenino. Recorrido historiográfico y nuevas perspectivas de análisis. http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1669-57042006000100011 (30.03.17).
Raspi, Eduardo Marcos. Algunas expresiones del culto mariano (s. XIV - XV). Aportes para su estudio. http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1669-90412007000100017 (30.03.17).
Paiz de serra, Isabel. Teoxché: madera de Dios: imaginería colonial guatemalteca. Embajada de Guatemala en México, 1997.
Manrique Tamayo, Silvia Noemí. Análisis formal de la escultura policromada novohispana Ciudad de México, 2006.
Alfaro, Alfonso y Consuelo Maquivar. Corpus Aureum: escultura religiosa. Museo Franz Mayer - Artes de México, 1995.

Juan Sandoval Pallares

Imagen Detalle


La Virgen luce un gesto grave pero amable que contrasta el Niño.

Imagen Detalle 2

La representación del niño luce el dominio que el escultor tuvo de la representación de la figura humana. También sugiere la textura de su piel, peso y vulnerabilidad, dependiente del cuidado de la Virgen.


1
2
Pieza del mes

Virgen con el Niño
Autor desconocido
Madera tallada, esgrafiada, punzonada y policromada
Nueva España
Segunda mitad del siglo XVI

Un bebé mira a su madre | Telas ricas destacan su divinidad | El Niño Dios y la Virgen María.

Banner de Verano