Pieza del mes

septiembre

En esta ocasión presentamos una de las piezas que más curiosidad provoca entre nuestros visitantes una vez que se percatan de la institución a la que alude. Se trata de un repostero en el que se observa el escudo del Santo Oficio de la Inquisición de México, obra de bordado realizada en hilos de seda, plata y plata dorada.

La principal cualidad de este repostero, nombre que se les da a las piezas de formato cuadrado o rectangular y que detentan motivos heráldicos, es que luce el escudo del Santo Oficio de la Inquisición de México, uno de los escasos ejemplares sobre dicha institución que sobreviven del periodo virreinal.


Los reposteros solían pender de ventanas y balcones, o de los muros de salones de actos. Estaban embebidos de un carácter oficial que los hacía lucir en ceremonias y demás eventos que requirieran de una representación formal ante la mirada de la sociedad. En este caso, el bordado que detenta el repostero, sus formas y peculiaridades iconográficas nos permiten ubicar su elaboración en el siglo XVII.

En el escudo observamos que su parte central se conforma por un óvalo, limitado por una franja en la que solían apreciarse las siguientes palabras ahora ilegibles: Exurge, Domine, Iudica, Causam, Tuam. Esta leyenda puede traducirse como: “Levántate Señor Juzga Tu Causa”. La inscripción se enmarca por volutas en donde se aprecia el trabajo en hilo matizado que da cuenta de la habilidad de su artífice al lograr brindar un efecto de volumen a partir de juego con distintas tonalidades en azul y ocre. Tanto esta zona, como la parte central de escudo, solían lucir detalles en hilo de plata y plata dorada ahora oxidada y opaca, hecho que nos obliga a imaginar el brillo que solía desprender este material, al igual que el hilo de seda. A ello habrá que sumar el efecto que producían las estrellas que adornan el fondo del escudo y que comprendían aplicaciones de abalorios también dorados.

Al centro de la obra se observa un orbe rematado por una cruz a cuyos costados se disponen las letras I. M., abreviatura correspondiente a la Inquisición Mexicana. Se considera que la esfera representa a la Ciudad de México. También se mira un brazo derecho que sostiene una palma y una espada y que significan misericordia y justicia, respectivamente. Un elemento que sale de lo común en este caso es el escudo de la Orden de los Predicadores o Dominicos, se trata de aquella figura en colores negro y blanco, dispuesta a la izquierda de la cruz; aunque es bien conocida la larga relación entre dicha orden y el Santo Oficio, en este caso desconocemos a ciencia cierta el motivo de su presencia.




Bibliografía

Galland Camacho, Nuria; Bernice Pardo y Alan rojas Orzechowski. La Inquisición en Nueva España. De vicios y virtudes, de hechizos y conspiraciones están hechos los hombres, México, D.F.: Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Medicina, Palacio de la Escuela de Medicina, 2013.
Medina, José Toribio. Historia del tribunal del Santo Oficio de la Inquisición en México, Santiago de Chile: Imp. Elzeviriana, 1905.

Detalle 1

Escudo de la Santo Oficio de la Inquisición con escudo de la Orden de los Dominicos.

Detalle 2

Escudo dominico. También se observa la manera en que se aplicaron lentejuelas como parte de los materiales que sirvieron para enriquecer material y visualmente la obra.

Detalle 2

Detalle del trabajo en seda con la técnica de matizado o punto de matiz.

Detalle 2

Detalle de las iniciales de la Inquisición Mexicana (I.M).

Detalle 3

Detalle de los trabajos de aplicación de lentejuela y de el llamado “punto rococó” en hilo dorado.


1
2
3
4
5
Pieza del mes de septiembre

Mueve el cursor sobre los números para ampliar el detalle

Repostero con escudo de la Inquisición
Autor desconocido
Terciopelo con bordado de aplicación en seda e hilo de plata dorada y lentejuelas
Nueva España
Siglo XVII

Banner de Verano