Pieza del mes

noviembre

Sala Tradiciones Cerámicas

Nuestra pieza del mes es un plato en loza dorada elaborado a principios del siglo XVII en territorio de la Corona de Aragón (España). La decoración del fondo está compuesta por motivos vegetales y una orla de semicírculos. La figura del centro es un águila bicéfala, que a lo largo de la historia presenta múltiples simbolismos.

El plato, realizado en cerámica esmaltada con reflejos metálicos, fue elaborado en azul y rojo cobreado sobre beige, con esmalte cremoso y dorado cobrizo. Su centro abombado servía para colocar una jarra con agua –conocida como aguamanil­– que se utilizaba para lavarse las manos. La pieza posee una pequeña perforación en la parte trasera que permitía colgarla con el frente a la vista. Para su decoración, se empleó un pincel-peine doble, herramienta ideal para marcar líneas fluidas y dinámicas, con formas redondas y en espiral.


Durante el siglo XVI y parte del XVII, los principales productores de loza dorada en la Península Ibérica fueron los alfareros mudéjares1. De hecho, esta técnica se creó con la finalidad de producir un efecto similar al del oro, cuyo uso había sido prohibido a los artesanos árabes. Este tipo de cerámica se extendió por casi toda España, a pesar de involucrar una producción ostentosa debido al costo de las materias primas utilizadas y a las múltiples cocciones que exigía. Su principal mercado se encontraba en Zaragoza, aunque era posible realizar encargos directos a los artesanos de otras regiones, generalmente por mayoreo.

Los alfareros de la región de Aragón –reino cuyo territorio abarcaba Valencia– crearon un estilo propio, caracterizado por la presencia de líneas cruzadas, motivos orgánicos –pequeñas flores, tréboles, pétalos– así como por la representación de animales, principalmente aves. Otro elemento que podía formar parte de las composiciones aragonesas eran las letras de gran formato, que solían cubrir gran parte de la superficie en la pieza.

La expulsión de España de la comunidad mudéjar en 1609, sumada al aumento de la popularidad de la mayólica policromada italiana, condujo a un declive de la calidad técnica y artística de la loza dorada, cuya producción terminó por desaparecer a finales del siglo XVII.


1 Término que se utilizó para nombrar a los musulmanes que se encontraban viviendo en el territorio cristiano, principalmente en la Península Ibérica.



Bibliografía

Martinez Calvino, Balbina. Cerámica española en el Instituto Valencia de Don Juan: Paterna, Aragón, Cataluña, "Cuerda Seca", Talavera de la Reina, Alcora, Manises, en "Aragón", Madrid: Instituto Valencia de Don Juan, 1978.
Martínez Caviró, Balbina. La loza dorada. Madrid: Editora Nacional, 1982.
La cerámica española y su integración en el arte. Valencia: Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González , 2006.
Wilson Frothingham, Alice. Lustreware of Spain. Nueva York: Order of the Trustees, 1951.

Detalle 1

En la alfarería aragonesa frecuentemente se representaban aves de cuello largo que se distinguían por su actitud fiera y alas extendidas.

Detalle 2

Es notoria la influencia islámica en sus formas orgánicas y vegetales. En comparación con otros productores de loza dorada, los talleres de la región de Aragón, tenían un estilo libre en cuanto a la línea. De está manera, lograban formas más dinámicas y fluidas en las pinceladas.

Detalle 3

Al desconocer el taller o artesano que las realizó, la catalogación de las obras se realiza a partir de sus motivos ornamentales. En este caso se cataloga como parte de la serie de la “unglada manisera” por el motivo en forma de uña que decora el perímetro del alero.


1
2
3
Pieza del mes de noviembre

Mueve el cursor sobre los números para ampliar el detalle

`

Plato en cerámica
Autor desconocido
Cerámica esmaltada con reflejos metálicos en rojo cobreado sobre beige,
Aragón, España
Siglo XVII
Alto (8 cm.) y Diámetro (40 cm)

Banner de Verano