Pieza del mes

marzo

Sala del siglo XIX

En la colección del Museo Franz Mayer, existen ejemplares de muebles procedentes de varios países europeos. En esta ocasión nos interesa destacar la colección de mobiliario de los Países Bajos, conformada por mesas, sillas y armarios, de diversas formas y tamaños. La pieza de este mes es una mesa de la primera mitad del siglo XVIII, de madera tallada con incrustaciones de marquetería en diversas maderas y hueso. Su función era servir como base para jugar cartas o barajas.

Los juegos de cartas y de mesa eran un pasatiempo social muy de moda entre la alta sociedad en Europa, por lo tanto no es de extrañarse que existieran mesas especiales para esta actividad desde el siglo XVII. Para el siglo XVIII, los juegos de cartas se jugaban por todos los estratos sociales y por gente de todas las edades, no solo dentro de casa sino también en los espacios públicos. En este contexto era bien visto que los niños jugaran a las cartas, pues se creía que al contarlas y leerlas desarrollaban sus habilidades matemáticas.


Del mismo modo, debemos resaltar el diseño de estas mesas, ya que cubrían varias necesidades de los jugadores. En la parte superior posee una tabla rectangular plegable cubierta con fieltro, en donde se colocaban las cartas. Presenta dos bisagras que al desplazarse hacia atrás forman un ángulo de noventa grados y le dan sostén a la mesa abierta. Otra característica importante son las salientes circulares en las cuatro esquinas de la tabla, que servían para sostener velas que proveían de luz a los jugadores durante la partida. También presenta un cajón ubicado en la parte frontal de la mesa, en el que se guardaban las cartas u objetos relacionados con el juego.

La mesa se sostiene en cuatro patas tipo cabriolé delgadas, que terminan en club feet (recuerdan a la cabeza de los palos de golf). Estas se inspiran en modelos ingleses que estuvieron de moda desde principios del siglo XVIII entre los realizadores de estas piezas. Una vez terminada la partida, la mesa se plegaba para ser acomodada en una esquina de la habitación, ya que ocupaba poco espacio.

En general, el mobiliario holandés del siglo XVIII está decorado con marquetería y en algunas ocasiones lleva madera pintada de color verde. Generalmente en su ornamentación se ven floreros, aves y flores sueltas de diversas formas y tamaños, en puertas, patas y cajones. En esta mesa observamos la representación de un florero rodeado de espirales de acantos y aves. Algunas flores pequeñas están realizadas en hueso y en sus hojas todavía muestran la evidencia de haber sido teñidas de verde.



Bibliografía

Meyer, Franz Sales; Manual de ornamentación: ordenado sistemáticamente para uso de dibujantes, arquitectos, escuelas de artes y oficios y para amantes del arte; Barcelona; Gustavo Gili, 2006. Pag. 42-75.
Kisluk-Grosheide, Daniëlle; “Dutch marquetry furniture at Museo Franz Mayer”; Texto realizado a partir del Seminario de Mueble Europeo (Archivo del área de Investigación y Curaduría Museo Franz Mayer) 2006.
Unfolding an Eighteenth-Century Gaming Table video: http://www.metmuseum.org/toah/works-of-art/2007.42.1,2 ; 10/02/2015

Detalle 1

El uso de floreros fue mucho más extensivo entre el siglo XVII y XVIII en Europa. Se utilizó principalmente en la pintura mural, mobiliario, en letras capitulares y finales de libros de esta misma época. Estos motivos se acompañaban de otras flores, hojas de acanto y pájaros, creando composiciones complejas y recargadas.

Detalle 2

Entre los motivos vegetales se cuentan las hojas de acanto, utilizadas desde la época de los griegos. En este detalle, podemos observar una estilización de la hoja de acanto, es decir, un alargamiento de las hojas que crea un efecto de movimiento en un sentido de espiral. En este caso, alrededor de las hojas de acanto, están representadas flores y un pájaro, ambos son frecuentes en casi todos los muebles de los Países Bajos que se encuentran en la colección del museo.


1
2
Pieza del mes de marzo

Mueve el cursor sobre los números para ampliar el detalle

Mesa de juego
Autor desconocido
Madera tallada con incrustaciones de marquetería en maderas diversas y hueso
Países Bajos
Primera mitad del siglo XVIII

Banner de Verano