Pieza del mes

diciembre

Sala Introducción

Este mes presentamos una vitrina o nicho que tiene la función de resguardar y exhibir esculturas religiosas. Es de madera tallada, tiene diferentes ornamentaciones pintadas, y su interior está forrado con tela de damasco. Data de la segunda mitad del siglo XVIII y posiblemente fue elaborada en la Ciudad de Puebla de los Ángeles. Se utilizaba como mobiliario dentro de las capillas domésticas de la época. En su interior se encuentra un belén —o nacimiento— que en conjunto con el mueble constituye la totalidad simbólica de la pieza.

En la Nueva España las casas palaciegas tenían una habitación especial que servía como capilla para los dueños y servidumbre del lugar. Dentro, el espacio era amueblado y ornamentado de acuerdo con la fortuna y devociones particulares de cada familia. Además de los retablos, los nichos formaban parte del ajuar escultórico de estos aposentos, en cuyo interior se colocaban esculturas de los santos a venerar.


Estos muebles se caracterizaban por ser de madera tallada en el exterior con diferentes tipos de formas decorativas y sus interiores solían estar forrados de tela damasco, aunque también los había pintados, simulando un cortinaje de color rojo. Había de diferentes tamaños y generalmente tenían vidrios enfrente, para proteger las imágenes al mismo tiempo que se exhibían.

Contextualmente, ésta pieza se inserta en el barroco mexicano, el cual se caracteriza por un vasto sentimiento religioso, pues la iglesia estaba muy presente en el ámbito público y en las actividades dentro de la vida cotidiana familiar.

Nuestra pieza del mes tiene una base trapezoidal en madera tallada con aplicaciones del mismo material a sus costados, y remates también en madera tallada con roleos que coronan sus tres lados. En cada uno de estos, además de los elementos mencionados, seguramente existieron tres medallones de metal con un total de 15 imágenes sagradas, de las cuales sólo se conservan 11. Debido al número de espacios para las pinturas y a otras características que podemos observar aún, se puede presumir que se trata de la representación de la Trinidad en el remate central y los doce apóstoles en las restantes.

En su interior, se aprecia un belén, el cual está constituido por dos esculturas: San José y la Virgen María, respectivamente. La técnica de ambas es madera tallada con estofado y encarnaciones. En esta época, los nacimientos en las casas palaciegas eran más sencillos y personalizados que el nicho de culto. El belén más simple estaba conformado por la imagen de la Virgen María, San José y el Niño Dios. Los más completos incluían elementos como personajes populares: pastores, los Reyes Magos con los regalos y algunos animales como becerros, elefantes y borregos. Para poder desarrollar plásticamente el tema, se utilizaban otros textos evangélicos cristianos como los apócrifos, los cuales proporcionaban algunos detalles que enriquecían estas representaciones.



Bibliografía

Carmen Aguilera... [Et al.]; El mueble mexicano: historia, evolución e influencias; México: Fomento Cultural Banamex, 1985.
Luján Muñoz, Luis. Tradiciones navideñas de Guatemala, en “El nacimiento navideño” e “Iconografía de la Natividad”, Guatemala: Cuadernos de la tradición guatemalteca, 1981, p. 33-46.
Arbeteta Mira, Letizia. El Niño Jesús de la Navidad: Imágenes en la Colección Lambra, Jerez de la Frontera: Editorial AE, 2012.

Estos aparadores respondían al gusto de una época y seguían los cánones de las manifestaciones artísticas del momento, lo cual se puede observar en el aire arquitectónico de este ejemplar, sobre todo en el detalle del remate.

La hoja de acanto es una de las formas ornamentales más utilizadas para decorar piezas. Estas son una variante que se alarga para rodear un contorno y terminar en una espiral.

En el remate, observamos una clara referencia arquitectónica por la utilización de pináculos. Estos suelen tener muchas formas pero la característica principal es que terminen en punta. Eran muy utilizados en el periodo Gótico.

Una característica ornamental que hace única a esta pieza, son los pequeños medallones en todo el marco de la pieza. A pesar de que no sobreviven todos, podemos deducir que posiblemente se traten de los 12 apóstoles. En el lado izquierdo están pintados San Judas Tadeo, Santo Tomás, Santiago el menor, San Pedro, San Felipe y San Mateo.


1
2
3
4
Pieza del mes de diciembre

Mueve el cursor sobre los números para ampliar el detalle

Vitrina
Autor desconocido
Madera tallada y torneada con pintura
Puebla de los Ángeles (?), Nueva España
Segunda mitad del siglo XVIII

Banner de Verano
 
Compra de Boletos para la exposición de Tim Burton