Pieza del mes

septiembre

Sala: Siglo XVIII

La pieza protagonista del mes es un bajo relieve de mediados del siglo XVIII, procedente de San José Gracia (Querétaro), Nueva España. Representa la muerte de San Agustín de Hipona presenciada por dos ángeles. Está elaborado en madera tallada, policromada y estofada; en el marco dorado -ataviado de hojas de acanto- resalta el excelente trabajo de policromía de la época realizado en la Nueva España, gracias a la riqueza de los materiales utilizados. Esta obra se ubica en la exhibición permanente, en la sala de arte novohispano del siglo XVIII.

A mediados del siglo XVIII el catolicismo se encontraba en crisis, debido a que en Europa surgieron variantes de la religión que ponían en riesgo la fe de los cristianos. Este fenómeno se veía reflejado en las colonias europeas, como la Nueva España. Para mantener y difundir la fe, la Iglesia empleó diversas estrategias, entre ellas, estrechar lazos con el arte.


Gracias a este vínculo se comenzaron a realizar obras de arte donde se representaba la serenidad y la nobleza de lo sagrado, se observaban las actitudes de trascendencia de los santos, así como la gracia de los ángeles y la virgen. En estas obras lo más importante era difundir la vida ejemplar de los iconos religiosos, se debían seguir patrones establecidos para no desvirtuar su significado.

El arte de la Nueva España es una variante del trabajo realizado en la península ibérica. Se trató de una mezcla de técnicas y materiales de ambas culturas, donde surgieron nuevas perspectivas de lo religioso. Se distingue de la española por su gran variedad de policromía y estofado. A través de los colores textiles, ojos de vidrio, lágrimas de cristal, aureolas y resplandores de plata, los escultores novohispanos lograron que la representación de lo sagrado fuera más cercana al espectador. La expresión en los gestos se hizo con una intención realista para transmitir sentimientos, tales como pena o gloria, provocando empatía en los fieles.

Por esta razón, en la obra que nos ocupa se muestra el corazón de San Agustín recién sacado de su pecho. Como muestra del amor que tiene hacia él, Dios mandó a dos ángeles a recoger su corazón hinchado de amor al ser divino. A pesar de haber practicado la herejía con los maniqueos en su juventud, al final de su vida el santo retornó a la cristiandad gracias a su madre Santa Mónica y a San Ambrosio, motivo por el cual dedicó el resto de su existencia a Dios, escribiendo filosofía y sus experiencias con un enfoque religioso.

El objetivo de esta pieza era representar la consecuencia de una vida ejemplar: la gloria con Dios, para enseñar a los fieles que cualquier hombre que se desviara del camino religioso podría volver a éste y ser recompensado. Los valores que se buscaba exaltar mediante este relieve eran la compasión, el respeto y el amor al ser humano. La compasión se ve reflejada en la representación de la muerte, el respeto se observa en la acción de los ángeles y el amor se representa en la figura del mismo San Agustín, quien proclamaba este sentimiento como base de su pensamiento.



El corazón recién sacado del pecho de San Agustín, nos muestra el impacto que se quería causar en esta época ya que las manos del ángel que lo sostiene se encuentran manchadas de sangre.

El rosto del ángel muestra una mirada compasiva y tierna, este tipo de expresión nos permite apreciar el buen manejo de la técnica que se alcanzó en Nueva España.

La casulla con la que se encuentra vestido , nos muestra el empeño con que se trabajó la policromía, se observan las mezclas de los colores y la precisión con que se hicieron los detalles, para imitar un textil.

El rostro sereno y tranquilo de San Agustín, exalta, el minucioso trabajo con que se tallaba la madera, al ser este un relieve de una sola pieza.

Esta abertura que se encuentra en el pecho del Santo, nos indica que a través de esta fue sacado su corazón, que es lo que le da el toque de realidad a la obra, mostrando así su humanidad.

La mitra nos muestra el grado de obispo, adquirido el Hipona en 395 d. C. La decoración y aspecto de este accesorio, permite una armonía con relación a la vestimenta del Santo.


1
2
3
4
5
6
Pieza del mes de septiembre

Relieve bajo, con marco dorado
Autor desconocido
Madera tallada, policromada y estofada. Marco en madera tallada y dorada
San José Gracia, Querétaro, Nueva España
Siglo XVIII
39x40x4cm

Banner de Verano
 
Compra de Boletos para la exposición de Tim Burton