Pieza del mes

enero

Sala siglo XVIII

En enero presentamos como pieza del mes un biombo con escenas campestres. Esta obra se resguarda en la Sala del Siglo XVIII del museo y muestra una serie de imágenes, resultado de la influencia francesa y oriental en la producción de artes decorativas virreinales. En el biombo se presentan escenas que aluden a la vida cotidiana en la Nueva España, así como otras que dan cuenta de relaciones de galanteo amoroso. La magia, el coqueteo y la naturaleza cantan sus encantos a través de esta pieza.

Los biombos fueron objetos que transitaron entre dos funciones: una que respondió a su carácter como mueble y otra que correspondió a su estatuto como artefacto portador de imágenes. Fue así que este tipo de objetos se sumaron al mobiliario de las casas virreinales al servir para dividir y separar espacios al interior de una habitación, ya fuera para destinar distintas funciones y usos a un mismo lugar, o bien, para propiciar privacidad.


Los biombos virreinales que sobreviven del periodo virreinal y que se resguardan en colecciones públicas y privadas, generalmente comprenden ricos discursos cifrados en imágenes; comúnmente éstos respondieron a las ideas e intereses de sus antiguos dueños y/o artífices. Por otro lado, en este sentido también fueron numerosos los ejemplos en los que imperó un planteamiento que respondió a las modas y tendencias de la época.

En esta pieza se observa una escena identificada como de tipo campestre y que da cuenta de la influencia francesa (peinados e indumentaria) y oriental (aves, fondo rojo y detalles en dorado) que incidió en la producción artística virreinal durante el siglo XVIII. Tanto la indumentaria de los personajes, como los motivos que se recogen, configuran una puesta en escena con matices correspondientes a un discurso referente a un galanteo amoroso de toques picarescos.

En este biombo se observan personajes distribuidos a lo largo de un paraje de corte natural, en donde damas, caballeros, parejas de enamorados, mendigos, niños, marchantes, astrónomos, barberos, jinetes y demás individuos, se reúnen para cantar coplas, refranes y frases, varias de ellas en tono jocoso y que aparecen a manera de inscripción.

El biombo alude al crisol social virreinal en cuyo seno convivieron todo tipo de personas, relacionándose a través del comercio, del trato diario y de las relaciones afectivas que entablaron entre ellos. Otro aspecto es el referente a las casas de campo y los paseos virreinales, espacios caracterizados por una naturaleza pródiga en donde, según algunos relatos, se le dio rienda suelta a los placeres.



Bibliografía y referencias

García Sáiz, María Concepción. “Biombo de escenas campestres” (ficha de catálogo) en La Grandeza del México Virreinal: Tesoros del Museo Franz Mayer, Houston; México: Museum of Fine Arts; Museo Franz Mayer, 2002, pp. 98-102.
Curiel, Gustavo. “Ajuares domésticos. Los rituales de lo cotidiano” en Historia de la vida cotidiana en México. La ciudad barroca, T. II, México, D.F.: El Colegio de México, Fondo de Cultura Económica, 2005, pp. 81-108.
Curiel, Gustavo, et al., Viento detenido: mitologías e historias en el arte del biombo: colección de biombos de los siglos XVII al XIX del Museo Soumaya, México: Asociación Carso, 2002, 263 p.
Curiel, Gustavo y Antonio Rubial. “Los espejos de lo propio: ritos públicos y usos privados en la pintura virreinal” en Pintura y vida cotidiana en México 1650-1950, México, D.F.: Fomento Cultural Banamex, 1999, pp. 49-153.
Rivero Lake, Rodrigo. Namban Art in Viceregal Mexico, Madrid; México: Estilo; Turner, 2005.
Romero de Terreros, Manuel. “Una antigua casa de campo” en Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas, Vol. VI, núm. 21, México, D.F.: UNAM, Instituto de Investigaciones Estéticas, 1953, pp. 27- 29, ils.

Las más famosos amantes aman el seso

Loco mudo y sin talento/enamora a esta mujer/ parece cosa de cuento/que admítaselo por ver/si hace de este loco siento

Amor, enseña amar

Si el caballo se para niña por verte y el caballo se para, qué hará el jinete

En el biombo se pintó una pareja de hadas, seres mágicos, propios del mundo natural quienes en esta ocasión juegan con aves. Las hadas recuerdan a los ángeles, seres divinos con alas de plumas; a diferencia de éstos, las hadas tiene alas que sugieren láminas transparentes como aquellas que caracterizan a los insectos.


1
2
3
4
5
Pieza del mes de enero

Biombo con escenas y tipos populares mexicanos
Autor desconocido
Óleo sobre tela de lino
Nueva España
Siglo XVIII
195 x 400 x 40 cm.

Banner de Verano
 
Compra de Boletos para la exposición de Tim Burton