Pieza del mes

diciembre

Sala ambientada capilla

La pieza del mes de diciembre es una pintura al óleo del siglo XVIII en la que se representa a santa Bárbara a quien se celebra el 4 de diciembre. Firmada por el pintor Juan de Villegas, la obra permite revisar valores que rigieron la representación de vidas ejemplares femenina, es decir: modelos morales para la sociedad de su tiempo.

La Contrarreforma influyó en los criterios que perfilaron la producción artística, tanto en España, como en sus virreinatos. En este contexto, en el caso de la Nueva España, la imagen tuvo una función adoctrinadora equiparable a la de ciertas ediciones impresas, llegando a ser considerada como un medio efectivo debido a la inmediatez de sus mensajes, aún ante un público iletrado. En este sentido, destaca el capítulo de aquellas imágenes que representan mujeres fuertes e ideales, de acuerdo con los valores de la tradición católica. La pieza de Santa Bárbara de la autoría de Juan de Villegas corresponde a esta búsqueda; del pintor se conocen pocas aunque interesantes obras, entre las que cabe mencionar el cuadro de Santa Gertrudis la Magna que se encuentra en el ex convento de San Martín Texmelucan, Puebla. Tanto en la pintura de santa Gertrudis, como en la santa Bárbara, el autor se inclinó por la figuración de escenas secundarias que fungen como respaldo del asunto principal, el cual corresponde a una vida ejemplar femenina.


La imagen de santa Bárbara muestra los aspectos más importantes de su hagiografía, con énfasis en su martirio. Su historia se ubica hacia el siglo III e indica que, al ser una joven muy hermosa, su padre, llamado Dióscoro, la encerró en una torre con dos ventanas para mantenerla lejos de cualquier hombre que quisiera cortejarla, aspecto al que refiere la presencia de dicha edificación en la sección derecha de la obra. Estando reclusa, Bárbara se inclinó hacia el cristianismo, aumentando su afán debido a la intervención de un predicador que entraba clandestinamente a la torre para introducirla en la lectura de algunos textos correspondientes a dicha tradición. Motivada por su nueva fe, mandó construir una tercera ventana, que junto con las otras dos, fungió como símbolo de la Trinidad; al descubrir este significado, su padre la entregó a las autoridades romanas quienes, tras haberla torturado, decidieron sentenciarla a muerte. Santa Bárbara fue ejecutada por su propio padre, escena que se observa en la sección izquierda de la obra, quien posteriormente fue fulminado por un rayo, así como también lo muestra el pintor.

Se puede afirmar entonces que la obra de Juan de Villegas se vale de una estrategia retórica para enseñar y convencer al espectador. Mediante la imagen de santa Bárbara, a quien, de acuerdo con la cartela de la sección izquierda, se sugiere como un ejemplo de pureza, se presenta entonces la promesa del triunfo incluso ante la muerte, como resultado de la defensa y exaltación de la fe y la religión. Este panorama moral perfiló el concepto que idealmente se concedió al carácter femenino cuyo principal valor y anhelo debía ser precisamente la religión, premisa que permeó el ámbito de la representación pictórica civil y religiosa.



Bibliografía

Burke, Marcus. Pintura y escultura en Nueva España, el Barroco, ed. Grupo Azabache, México, 1992, pp. 195.
De la Vorágine, Santiago. La leyenda dorada, ed. Alianza, Madrid, 2004, pp. 896-903.
Ferrando Roig, Juan. Iconografía de los santos, ed. Omega, S.A., Barcelona, 1950, pp.54-56.
Ramírez Reynoso Braulio. El trabajo, las ordenanzas y los gremios en la Nueva España, http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/2/730/28.pdf, consultado 12/02/2014, 21/02/2014 y 22/03/2014
Réau, Louis. Iconografía del arte cristiano, iconografía de los santos de la A a la F, tomo 2, vol. 3, ed. Del Serbal, 2ª ed., Barcelona, 2000, pp.169-178.
Schenone, Héctor H. Iconografía del arte colonial, los santos, vol. 7, fundación tarea, Buenos Aires, 1992, pp. 21-30, 171-173.

Santa Bárbara es considerada protectora de la muerte súbita, es por ello que se le muestra llevando una custodia con la Eucaristía, haciendo referencia a la extremaunción.

El detalle de este vestido permite observar algunas de las características de la ornamentación de la indumentaria del siglo XVIII, también sugiere la distinción que se le concedió a la dignidad de esta santa.

El nimbo circular que lleva alrededor de la cabeza simboliza el valor universal de santidad, poder y preeminencia.

La corona de laurel y la palma son atributos que simbolizan la victoria. Ambos corresponden a la iconografía tradicional de los santos mártires.

En el segundo plano de la pintura observamos a detalle el pasaje donde la santa está a punto de ser decapitada por su padre.

La torre con tres ventanas forma parte de la iconografía de santa Bárbara. Delante de ésta, yace su padre fulminado por un rayo; por ello también se le considera protectora contra los rayos y tormentas.

En la esquina inferior izquierda se puede apreciar la firma del pintor Juan de Villegas.


1
2
3
4
5
6
7
Pieza del mes de diciembre

Santa Bárbara
Juan de Villegas
Óleo sobre tela
Nueva España
Siglo XVIII

Banner de Verano