Pieza del mes

abril

Sala de introducción

La pieza que presentamos en esta ocasión es un tapiz creado en Flandes durante el siglo XVII, trabajado en lana teñida y tejida. Los tapices se desplegaron en los muros de casas y palacios europeos. Aunque su empleo fue más recurrente durante los siglos XIV al XVIII, este tipo de piezas no han dejado de ser fabricados y consumidos; se sabe que en México, principalmente durante el siglo XVI, los ajuares de las casas palaciegas se completaron con tapicería flamenca.

Los tapices se consideran como creaciones paradigmáticas dentro de la historia del arte occidental. Aunque su patrocinio y coleccionismo correspondió a los más altos estratos de la sociedad, relativos a la nobleza e iglesia, su percepción correspondió a un público más amplio; de esta manera, aún antes que el grabado, los tapices se distinguieron como un medio visual transportable que presentó y difundió imágenes y conceptos a través de distintos espacios, periodos y contextos. Al igual que otro tipo de bienes, los tapices cifraron la dignidad y jerarquía de sus propietarios, no sólo a través de la riqueza material y técnica que implicaban sino también a través de los temas y motivos que recogían.


La escuela flamenca de tapicería a la que corresponde la pieza que destacamos en esta ocasión, se cuenta entre las más relevantes en su tipo ya que reunía numerosos y reconocidos talleres de tejedores y tintoreros, resultando en una rica y demandada producción. Los talleres de tapices trabajaban con base en los llamados “cartones”: dibujos en tamaño real que fungían a manera de diseño guía para los tejedores; la elaboración de cartones correspondió al trabajo de pintores o dibujantes.

En cuanto a las escenas que se recogen en los tapices, pueden ser: históricas, bíblicas, literarias, míticas, de la vida cotidiana y, en general, de tipo alegórico. Generalmente el tema principal suele acompañarse por una rica ornamentación resuelta a manera de motivos vegetales, zoomorfos o arquitectónicos.

Durante los siglos XVII y XVIII, una de las tendencias más comunes en cuanto a la temática fue la representación de escenas cortesanas de influencia francesa; ejemplo de ello es este tapiz en donde se observa una escena de cacería, dispuesta en un paraje boscoso en el que se vislumbra la presencia de un castillo y de un jardín cerrado (hortus conclusus); con base en el tema y en el simbolismo de los elementos mencionados, la pieza sugiere una alegoría de la virtud masculina referente a la valentía, resistencia, destreza y templanza.



Bibliografía y referencias

Durdík, Jan, Miroslav Mudra y Miroslav Sáda, Felipe II. Un monarca y su época. Las tierras y los hombres del rey. Valladolid, España. Sociedad Estatal para la Conmemoración de los Centenarios de Felipe II y Carlos V. Museo Nacional de Escultura. 1999. ----------------------------------------------, Armas de fuego antiguas. Madrid, España. Editorial Libsa. 1989.
Racinet, Albert. Historia del vestido. Madrid, España. Editorial Libsa. 1990.
VV AA. El mundo de Carlos V. De la España Medieval al siglo de oro. Antiguo colegio de San Idelfonso, UNAM, CONACULTA, Carolus 2000. México 2000.
------ Pinturas y tapices flamencos. México. D.F., Museo de san Carlos. INBA. 1984.
------ Arte y Saber. La cultura en tiempos de Felipe III y Felipe IV. Museo Nacional de Escultura. Palacio de Villena. Valladolid, España. Ministerio de Educación y Cultura. 1999
Varios. Arte flamenco del siglo XVII. México, Museo Nacional de Arte, 2012. (Catálogo).

Páginas de internet:

The Metropolitan Musem of art: “European Tapestry Production and Patronage, 1400–1600“. http://www.metmuseum.org/toah/hd/taps/hd_taps.htm (consultado 18- 12- 2013).
European Tapestry Production and Patronage, 1600–1800” http://www.metmuseum.org/toah/hd/tapb/hd_tapb.htm (consultado 18- 12- 2013).
Victoria and Albert musem. “Gothic Tapestry” http://www.vam.ac.uk/content/articles/g/gothic-tapestry/ (consultado 18- 12- 2013).

Los personajes visten de acuerdo a la moda francesa, con trajes de cacería, característicos del siglo XVII.

En el tapiz se observa la representación de arcabuces: armas de fuego de uso común durante el siglo XVII.

La figuración de escenarios naturales fue común dentro de la producción artística del norte de Europa. De ello sobreviven ejemplos en pintura, grabado y textiles.

Dentro de la imagen se observa la presencia de un tópico originado en el seno de la cultura católica medieval, pero adoptado por la tradición cortesana de representación visual. Se trata del:

hortus conclusus o jardín cerrado que en esta escena alude al concepto de amor cortés.

1
2
3
4
Pieza del mes de abril

San José
Autor desconocido
Marfil tallado, dorado y policromado
Filipinas, Nueva España
Siglo XVII
42 X 16 cm.

Banner de Verano