Pieza del mes

enero

Las imágenes se captan a través de los sentidos, esto era claro para José de Ribera, El Españoleto, quien hacia 1615 pintó una serie de alegorías sobre cada uno de ellos, entre las que destacó La vista, pieza que en esta ocasión permitirá revisar la forma en que “… un pintor, […] un profesional del ver…” 1 concibió el tema.

El año de 1962 es relevante para la historia del museo ya que fue entonces cuando Franz Mayer adquirió algunas de las obras maestras de la colección, entre ellas el Biombo de la Conquista y la obra que nos ocupa en esta ocasión, La vista. Inicialmente esta pieza fue atribuida a Velázquez, sin embargo, en atención a sus características, en 1972 se determinó que era resultado de la autoría del pintor español José de Ribera, quien desarrollaría la mayor parte de su obra en Italia, principalmente en Nápoles.


Esta obra forma parte de una serie sobre los cinco sentidos, cuyas piezas se encuentran dispersas en diversas colecciones de alrededor del mundo. Los personajes de estas pinturas, de acuerdo con el Caravaggismo, se caracterizan por una representación que no pierde detalle de los gestos, poses, facciones, defectos, vestimenta y demás elementos que atienden a una representación minuciosa con respecto de sus humildes referentes en la realidad, todos ellos retomados del ámbito cotidiano.

Los cinco sentidos fueron un tema abordado por Aristóteles, sin embargo, su popularización como motivo de representación pictórica ocurrió hasta la Edad Media. Durante el Renacimiento, Alberto Durero (1471-1521) principal representante de la pintura y el grabado Alemán de su época, realizó una xilografía sobre el tema, con el título El baño de los hombres 2.

Contemporáneas a esta serie son las obras, también sobre los cinco sentidos, de Jan Brueghel (1568-1625) y de Peter Paul Rubens (1577-1640); en comparación con ellas, las obras de Ribera suponen una recuperación de “… la experiencia sensible como tema principal de la pintura” 3, implicando en ello “… una renovación completa del género, tanto desde un punto de vista estilístico como narrativo, en un momento en el que en el norte de Europa pervivía la tradición idealizadora y alegórica anterior” 4.

El protagonista de La vista es un hombre que regala una mirada directa al espectador. Sus grandes ojos, enmarcados por un rostro ajado por el sol, portador de cabellera, barba y bigotes castaños, lo presentan como una persona de faena, es decir, como alguien dedicado al trabajo bajo el sol, del que resulta un rostro curtido y unas vigorosas manos que en esta ocasión sujetan un telescopio.

El contexto de la pieza es limitado, ya que se remite a una habitación que se percibe pequeña, en ella destaca la presencia de una ventana por la que se vislumbra el bosquejo de un paisaje. Sobre la mesa que antecede al hombre se disponen diversos artefactos, todos ellos metáforas sobre el sentido aludido.


1 Milcua, José. “La Vista” en El joven Ribera, Madrid: Museo del Prado, 2011, p. 150.

2 Cfr. Milcua, José. “Los cinco sentidos” en El joven Ribera, Madrid: Museo del Prado, 2011, p. 142.

3 Idem.

4 Idem.



Bibliografía general y otros recursos:

El joven Ribera, Madrid: Museo del Prado, 2011.
José de Ribera, México: Fundación Cultural Televisa; Centro Cultural/Arte Contemporáneo, 1990.
Mues Orts, Paula. “Caravaggio. La luz, libertadora de la pintura” en Blogs Artes e Historia México. Aparece en: http://www.arts-history.mx (13.12.12).
Video de la exposición: El joven Ribera (5 de abril-28 de agosto, 2011, Museo Nacional del Prado): http://www.museodelprado.es
Inforgrafía de la exposición: El joven Ribera (5 de abril-28 de agosto, 2011, Museo Nacional del Prado): http://www.museodelprado.es

El rostro del personaje permite comprobar la excelencia del autor. Las arrugas, diversas texturas, tonalidades y contrastes, además del manejo de las transparencias del ojo evidencian el exacerbado naturalismo que caracteriza la pieza y la producción de José de Ribera.

En la mano izquierda del personaje se detallan el brillo y suciedad de las uñas, aspectos resueltos a través de una pincelada lisa pero cargada de pigmento.

En la mano derecha se combina la presencia de venas, arrugas, volumen, tensión y posición, a fin de evocar la corpulencia de una mano que contrasta, junto con la vestimenta que le antecede, con la delicadeza del instrumento que sostiene.

Telescopio (sin detalle)

Presenta anillas adornadas con un trabajo en filigrana de oro, cuya precisión sugiere la copia de un original.

Este telescopio reproduce uno diseñado en la Universidad de Padua en 1609 a instancias de Galileo Galilei. La presencia del telescopio dentro de esta obra supone su primera representación pictórica en la historia.

En la sección derecha de la mesa reposa un sombrero aderezado con una pluma, este último elemento se ha relacionado con el plumaje de las águilas, aludiendo así a su aguda visión. En atención a esta lectura, algunos investigadores han enfatizado la semejanza entre la forma de la nariz del personaje y el pico del mismo animal.

Lentes y espejo (sin detalle)

Elementos alusivos al sentido de la vista. Césare Ripa (Iconología, 1593) relaciona el espejo con la vista, ya que éste, al igual que el ojo, “…es reflectante y resplandeciente, o también diáfano como el agua”.


1
2
3
4
5
6
Pieza del mes de enero

La Vista (perteneciente a la serie Los Cinco Sentidos)
José de Ribera, El Españoleto (1591-1652)
Óleo sobre tela
Italia
Ca. 1615-1616

Banner de Verano