Pieza del mes

febrero

La pieza del mes de febrero es la pintura de un caballero que se encuentra en la sala de siglo XIX, muestra de la vida cotidiana y reflejo de los hombres de clase alta decimonónica, elaborada por Pelegrín Clavé. A partir de su llegada a la Academia de San Carlos cambió drásticamente la forma de hacer retratos, siendo éste un ejemplo de los muchos que realizó durante su estancia en México.

Hasta mediados del siglo XVIII, en la Nueva España el gremio de pintores y doradores estaba encargado de satisfacer la demanda de pinturas de distintos géneros de las principales ciudades del Virreinato. Con el cambio dinástico ocurrido en España y la consecuente entrada de la casa real de los Borbones al poder, ocurrida en 1700, las ideas de la Ilustración comenzaron a impactar los territorios hispánicos propiciando la creación de proyectos como las academias de arte.


La Real Academia de San Carlos fue fundada el 4 de noviembre de 1781 de la mano del grabador Antonio Gil. En un primer momento se contrataron como maestros a algunos de los mejores artistas del Virreinato y, posteriormente, en 1844, ya siendo México un país independiente y llamándose Academia de San Carlos, se iniciaron las gestiones para contratar profesores europeos con el fin de renovar el prestigio de la institución. Entre los nuevos maestros, traídos de la Academia de San Lucas en Roma, se encontraba Pelegrín Clavé.

Clavé realizó sus estudios en la Academia de San Carlos y posteriormente fue nombrado director del área de pintura, puesto que le fue asignado gracias a las recomendaciones de sus maestros en Italia, así como la calidad de sus obras. A pesar de que la pintura histórica ocupaba un lugar principal entre los subgéneros de la época, ya estando en territorio nacional, Clavé se distinguió por las pinturas de retrato que realizó de algunos de los miembros de la alta sociedad mexicana, convirtiéndose en uno de los artistas más solicitados de la época.

El tipo de estética que dominó la producción de Clavé se encuentra relacionada con la labor purista que caracterizó la pintura de un grupo de artistas europeos conocidos como “Los nazarenos”, cuyo objetivo era realizar representaciones “puras” y “simples”, evitando caer en excesos ornamentales. En sus retratos se distingue la evolución en las formas de representación al compararlos con los retratos novohispanos, los cuales, no tienen el naturalismo y la búsqueda por la realidad encontrados a partir de la obra hecha por este pintor durante el siglo XIX y convirtiéndose en influencia a principios del siglo XX.

En la pintura, Retrato de caballero, se puede notar la destreza de Pelegrín Clavé como dibujante; por otro lado, en cuanto al dominio de la técnica pictórica, en las texturas que presentan las telas y en la zona del fondo se pueden observar el empleo de luces y sombras que dotan de sobriedad al retrato. Es probable que el personaje retratado haya posado para Clavé portando la llamada “ropa de la mañana” o “de trabajo”; acerca de la vestimenta se distingue una influencia de las modas francesa e inglesa, portada por los hombres de las más alta clase social mexicana, quienes buscaban seguir las últimas tendencias del vestir.



Para saber más:

Báez Macías, Eduardo; Historia de la Escuela Nacional de Bellas Artes: Antigua Academia de San Carlos, 1781-1910; México, D.F.: UNAM, Escuela Nacional de Artes Plásticas, 2009.
Clavé, Pelegrin; Lecciones Estéticas; México: UNAM, Instituto de Investigaciones Estéticas, 1990.
Fernández, Justino; El arte del siglo XIX en México; México: UNAM, Instituto de Investigaciones Estéticas; 1983.
Moreno, Salvador; El Pintor Pelegrín Clavé; México: UNAM, Instituto de Investigaciones Estéticas; 1966.
R. Benítez, José: El traje y el adorno en México 1500-1910; Guadalajara: 1946

Al entrar el siglo XIX, la moda llevó a los hombres a dejar las pelucas empolvadas y traer el cabello corto, partido con una raya y acompañado de patillas recortadas. También aparecieron varios tipos de bigote, en este caso es poblado y abarca toda la zona superior del labio.

El vestuario de este caballero se utilizó durante la segunda mitad del siglo XIX. La chaqueta, corta por el frente y larga por atrás (aunque no se alcanzan a ver los faldones traseros), es una especie de frac que se usaba por la tarde; es de color negro con abotonaduras metálicas. Probablemente la tela de la prenda sea lana fina. La camisa, completamente blanca, lleva el cuello alto. Algunos historiadores establecen que este tipo de vestimenta era una forma de manifestar una postura política, que en este caso es conservadora. El pañuelo de seda está atado de tal manera que hace un lazo en forma de corbata de moño.

En esta época los colores que más se utilizaban en la ropa eran: gris, negro, azul o verde oscuro. Usaban botas de piel, charol o gamuza sobre medias.

El chaleco es la parte de la vestimenta masculina que generalmente presenta mayor colorido, en este caso es azul con ornamentación en color dorado y bronce. Probablemente la tela sea seda; esta prenda es la versión masculina del corsé y, al igual que éste, tiene la misma función: ceñir la cintura y agrandar el pecho.

Los pantalones empezaron a utilizarse a principios del siglo XIX sin embargo, no desapareció completamente la costumbre de usar el calzón que caracterizó a la vestimenta de la época anterior y siguió usándose en trajes de gala. La tela del pantalón probablemente era de lana fina. Como accesorios sostiene con la mano derecha un bastón delgado con la cabeza tallada. Una cadena dorada se deja ver por debajo de la chaqueta y el chaleco que indica la utilización de un reloj de mano, típicos de la clase alta.

El sillón donde se encuentra sentado el personaje es de estilo Luis XV. En el siglo XIX abundó el gusto francés, tanto en la ropa como en el mobiliario. Estos sillones se caracterizaron por ser más pequeños y cómodos que aquellos utilizados en épocas anteriores. El respaldo, asiento y ciertas partes de los brazos presentan un trabajo de tela acolchonada color amarillo. La madera está tallada a la manera rococó. muy común dentro del estilo Luis XV, éstas tienen un movimiento curvo con ornamentación vegetal tallado en la parte de arriba del respaldo y en los brazos de la silla.


1
2
3
4
5
Pieza del mes de febrero

Retrato de caballero
Pelegrín Clavé (1811-1880)
Óleo sobre tela
México
1862

Banner de Verano
 
Compra de Boletos para la exposición de Tim Burton