Museo Franz Mayer
Principal > Colección > Pieza del mes
Pieza del mes



Trinidad
Autor desconocido
Autor anónimo
Madera tallada, policromada y estofada
Nueva España
Siglo XVIII

 


Junio

Sala Ambientada Capilla

Este mes se presenta una escultura en alto relieve de la Trinidad, tallada en madera policromada y estofada.  En la parte superior al centro, se observa al Espíritu Santo, como una paloma en vuelo. A la derecha se encuentra Dios Padre portando una tiara papal, vestiduras sacerdotales e insignias religiosas; con su brazo derecho levantado, tiene la mano en posición de bendición. Hacia la izquierda está Cristo con el torso desnudo y sobre su hombro izquierdo carga la cruz.  Esta pieza elabora el concepto más abstracto y difícil de definir de la iconografía católica, aunque también uno de los más representados dentro del arte religioso: el misterio de la Santísima Trinidad; el Dios único y trinitario.

Pieza novohispana, de talla angulosa en los paños de las vestimentas de las “divinas Personas”, peculiares en las primeras décadas de este siglo. El artista anónimo, con una “ingenua” manera, quiso aprovechar la superficie, devastando las imágenes para tratar de lograr diferentes planos de profundidad, como el pie de Jesús que sale “forzadamente” entre el manto que lo cubre. La paloma del Espíritu Santo despliega sus alas, en tanto que su cuerpo “regordete” casi circular, predomina al centro, en la cúspide de la composición. Se destaca el buen oficio del estofador en las vestimentas de estas divinas personas, así como en el cielo azul del fondo en el que con líneas entresacadas se distinguen los rayos luminosos que emanan el espíritu santo. Los rostros impasibles del Dios Padre, de Cristo y los querubines, así como las nubecillas apretadas y la desproporción del cuerpo de la paloma del Espíritu Santo, dejan ver la mano ingenua del escultor que, por otra parte, supo ajustarse a los patrones iconográficos. (Consuelo Maquivar, De lo permitido a lo prohibido)

La escultura en madera, exenta o en relieve, fue un arte que constituyó toda una tradición y escuela en el virreinato de la Nueva España.  

Dentro del arte virreinal destacan las obras de temática y/o función religiosa. En este caso, esta Trinidad presenta al Padre como un hombre viejo con la tiara papal y vestido con túnica, portando insignias de la jerarquía religiosa; al Hijo como un hombre joven, llevando una cruz; y al Espíritu Santo como una paloma en vuelo. La Trinidad también puede representarse a manera de tres personas iguales en sus rasgos físicos; esto se conoce como Trinidad antropomorfa. Por otro lado, esta pieza recuerdo el tema de la Trinidad en tanto dogma fundamental de la Iglesia Católica: “es el misterio primero de todos los misterios”.

Una de las técnicas que permite revisar esta obra es la del estofado en el que, a través de la aplicación de pigmentos, hojas de oro o plata, así como mediante el trabajo con herramientas como punzones, se logra asemejar textiles, generalmente ricos.

 

Bibliografía y referencias

Manrique Tamayo, Silvia Noemí. Análisis formal de la escultura policromada novohispana. México, 2006.
Maquivar, María del Consuelo y Alfaro, Alfonso. Corpus aureum. Escultura religosa. Colección uso y estilo, Museo Franz Mayer – Artes de México, México.
Maquivar, María del Consuelo. De lo permitido a lo prohibido. Iconografía de la Santísima Trinidad en la Nueva España. INAH-Grupo Editorial Miguel Ángel Porrúa, México, 2006.
Monterrosa Prado, Mariano y Talavera Solorzano, Leticia. Repertorio de símbolos cristianos. Colección Obra Varia, INAH, México, 2004
México en el mundo de las colecciones de arte, Volumen 3
Juan Sandoval Pallares