Historia del patronato

 

Desde 1945, Franz Mayer-Traumann estableció formalmente su voluntad de crear un fideicomiso para el establecimiento de un museo en la ciudad de México que resguardaría su colección. Con el paso del tiempo, dicha idea se reformuló y afinó, surgiendo así la necesidad de crear un patronato que funcionara como comité técnico y de distribución de los fondos del fideicomiso; fue así como Mayer nombró 14 patronos que, a su muerte, vigilarían la instalación y funcionamiento del nuevo museo, teniendo la obligación de reunirse periódicamente, a fin emitir resoluciones por unanimidad de votos sobre el rumbo de la institución.

Los integrantes de este grupo fueron:

Lic. Manuel G. Escobedo Díaz de León
C.P. Rogerio Casas Alatriste Hernández
Sr. Bernardo Rohe Wiedermann
Dr. Ingacio Bernal García Pimentel
Dr. Luis A. González Frederick 
Sra. Dora Seyfert de Ewald
Sra. Margarita Garza Sada de Fernández
Sra. Hanna Reissmann de Behrens
Lic. Ernesto Fernández Hurtado
Arq. Pedro Ramírez Vazquez
Sra. Ellen Traumann de Work
Lic. Raúl Valdés Villarreal
Sr. Manuel Castro Estrada 
Sr. Henry B. Hanson Amuntsen

En 1975 entró en función la primera generación de patronos, que, junto con los fiduciarios del Banco de México, llevaron a cabo la labor de echar a andar el museo, tarea que implicó efectuar arreglos de carácter legal y financiero, además de aquellos correspondientes al campo de la museología.

Actualmente el museo sigue funcionando de acuerdo a los estatutos generales dispuestos por Franz Mayer, por lo que el patronato continúa efectuando la función de propiciar y revisar su adecuado funcionamiento, a partir de comités que revisan la infraestructura, finanzas, desarrollo, así como las colecciones que resguarda la institución.

 


 
 
Banner de Verano